El grupo nativo más numeroso de Baja California

Los Kumiai son el grupo yumano más numeroso. Asentado en por lo menos siete lugares diferentes localizados en tres regiones: las inmediaciones del valle de Ojos Negros, las proximidades norteñas de Santa Catarina y los alrededores del valle de Guadalupe, y las partes circunvecinas a la ciudad de Tecate y el valle de Las Palmas.

Como el resto de los yumanos, migraban siguiendo la ruta de los aguajes, atendiendo las temporadas de maduración de los frutos comestibles y las rutas de desplazamiento de la fauna silvestre. Las especies de caza incluían: desde conejos, liebres, ardillas y ratas de campo, hasta animales de tamaño medio como los venados, antílopes y borregos de montaña.

Por su cercanía con las costas del Océano Pacífico, los kumiai de esta zona desarrollaron la pesca y la recolección de productos del mar; los sitios a los que acudían estaban ubicados en la banda occidental de la península. Allí encontraban mejillones, ostiones, abulón, langosta y varios peces pequeños entre los que cabe destacar el pejerrey, ya que su colecta, al igual que la del piñón, jugaba un papel alimenticio y social altamente significativo.

Al término del período misional, los kumiai iban ya rumbo a un franco proceso de sedentarización y de paulatino abandono de sus conocimientos de caza, pesca y recolección. Siglos después, con la presencia de las compañías colonizadoras y deslindadoras que abrieron áreas determinadas de Baja California a la actividad minera, agrícola y ganadera, el proceso de transformación de las culturas nativas se profundizó y se inició uno de transformación de su entorno natural.

La principal fuente de recursos entre estos grupos comenzó a ser el trabajo asalariado, el cual se vio complementado con la venta y el intercambio de productos silvestres, la práctica de una incipiente ganadería y agricultura de subsistencia, la elaboración de artesanías, y las actividades tradicionales de auto subsistencia como la cacería y la recolección.

Posteriormente, del inicio del siglo xx hasta la década de los años cincuenta, los kumiai de los ejidos de San José de la Zorra y San Antonio Nécua encontraron empleo como jornaleros; los contrataban principalmente los colonos rusos del valle de Guadalupe ya fuera para la cosecha de sus cultivos, o como vaqueros de los ranchos ganaderos cercanos a la costa occidental, en las inmediaciones del municipio de Tijuana.

En la actualidad, comercian con productos como la leña, el poste, la palmilla, la jojoba y las artesanías de cestería. En un estudio realizado en 2007 y publicado en 2012, se encontró que el 30.2 por ciento de la población se encontraba realizando alguna actividad relacionada con la ganadería.

Con información de: Atlas de los pueblos indígenas de México

Escríbenos un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.